Después de su expulsión definitiva del territorio español por el Gobierno franquista, en 1968, la Familia Borbón Parma fijó su residencia en la Villa Tribulenia, situada en Arbonne (Lapurdi, Iparralde), que fue rebautizada como Villa Valcarlos en recuerdo del ¡Volveré! de Carlos VII en 1876. Por este motivo esta localidad fue escenario de múltiples actividades y reuniones carlistas.

Entre 1970 y 1972 fueron organizados los tres Congresos de Pueblo Carlista. Este proceso asambleario significó un hito fundamental en la renovación ideológica del partido legitimista alrededor de tres grandes ejes centrales: la democracia participativa, el federalismo plurinacional y el socialismo autogestionario. También fue modificada la denominación de la organización política, siendo sustituida la de Comunión Tradicionalista, oficializada en los años 1930, por la de primigenia de Partido Carlista.

El 25 de mayo de 1969 serían celebrados varios actos con motivo del 80 aniversario de Don Javier, a los que a pesar de las dificultades puestas en la frontera pudieron acudir miles de carlistas. En Villa Valcarlos Don Javier impondría la Gran Cruz de la Legitimidad Proscripta a su nuera Doña Irene, y una Cruz de la misma Orden al periodista Javier María Pascual, director del diario El Pensamiento Navarro.

El 6 de diciembre de 1970 se reunió el I Congreso del Pueblo Carlista, lo que motivaría una extensa e importante Declaración de Don Javier sobre la dinámica evolutiva que estaba desarrollando el Carlismo, planteando la necesidad de una «Revolución social» con el fin de establecer un sistema de libertades políticas, sindicales y regionales. Ese mismo día Don Javier también firmaría su Testamento político, reafirmando la doble legitimidad de origen y de ejercicio de su Dinastía.

El último acto de imposición de Cruces de la Legitimidad realizado por Don Javier sería celebrado también en Villa Valcarlos el 25 de mayo de 1973 con motivo de su 84 aniversario.

El 20 de abril de 1975 fue el escenario de la abdicación de Don Javier de sus derechos dinásticos en su hijo Don Carlos Hugo, realizada ante la Junta de Gobierno del Partido Carlista.

Después los Sucesos de Montejurra fue el lugar escogido para celebrar el 30 de mayo de 1976 un acto de homenaje a los dos carlistas asesinados, en el cual intervinieron Don Javier y Don Carlos Hugo, coincidiendo con el 87 aniversario del primero.

El 28 de septiembre de 2003, en un acto legitimista desarrollado en el restaurante Euskalduna, Don Carlos Hugo pasó el testigo político de la tradición carlista a sus hijos, anunciando a continuación la transferencia de diversos Títulos de señalamiento: «Quiero anunciar ante esta representación carlista y ante la historia que, a partir de ahora, tres de mis hijos llevarán títulos netamente carlistas: Carlos Javier llevará el de Duque de Madrid, Jaime el de Duque de San Jaime y Carolina el de Duquesa de Guernica. Yo me reservo el de Conde de Montemolín».

En este acto, además de imponer tres nuevas cruces de la Real Orden de la Legitimidad Proscripta a históricos militantes del Partido Carlista, Don Carlos Hugo también criticó el modelo territorial del Estado español ya que «las autonomías se han construido a partir del Estado y no el Estado a partir de las autonomías (…) Llámese como se le quiera llamar, hay que construir una comunidad de comunidades como se ha hecho en los países que ya tienen un sistema federal».

Anuncios