LAS FORMAS DE CREER Y… DE INCREER

La realidad actual ¿no responde al dilema básico que planteara el Maestro de Nazaret: Dios o el dinero?. ¿No son muchos -¿acaso todos en alguna parcela de nuestra vida?- los que rinden tributo en el altar de la Mamona -el dios del dinero, del tener, el acaparar?. Puede que la aparente pluralidad se reduzca a esta opción básica: O la confianza en el Misterio del que sólo sabemos que es Amor o la esclavitud del dinero que nos seduce como una puerta al poder de una pseudolibertad.

Anuncios