Salgai Encartaciones/Enkarterriak

Marzo de 2017. Nº 216, p. 13.

La Campaña de Divulgación de la Batalla de Somorrostro finalizó una vez más en el encinar de Akendibar, donde en 1874 se dio el último enfrentamiento entre carlistas y liberales.

Una charla-coloquio en la ermita de San Roque, una pequeña escenificación y una valoración de los actos cerraron la campaña de este año, que ha tenido por objetivo recuperar un pasaje de la historia encartada totalmente olvidado. En la próxima convocatoria habrá propósitos más ambiciosos, como organizar una escenificación numerosa en las campas de San Pedro.

Como en otras ocasiones, la iniciativa ha contado con la estrecha colaboración del Museo Minero, de personas amantes de la cultura encartada como los Colina; Fernando Juárez, bibliotecario de Muskiz; Alberto Bargos, escritor y dinamizador cultural y con el apoyo de los ayuntamientos de Muskiz y Galdames.

Esta edición ha contado con la intervención de Enrique de la Peña, médico y escritor, quien desarrolló una ponencia sobre la I Guerra Carlista y su paso por Encartaciones / Enkarterriak, así como de Carlos Ibáñez, ingeniero y carlista, que expuso las motivaciones que empujaron a la juventud encartada a enrolarse en las filas carlistas bajo el mando del célebre general Cástor Andechaga.

El Centro Trueba busca recuperar pasajes olvidados y divulgar la historia de Encartaciones / Enkarterriak, por ello sacar del olvido este combate es importante por el enorme y decisivo impacto que tuvo en la comarca.

Fue una cruenta batalla que enfrentó a más de 50.000 hombres y que dejó miles de muertos. El ejército liberal, en su carrera hacia Bilbao con objeto de levantar en sitio carlista, se topó con 18 batallones carlistas fuertemente atrincherados en una línea de Montaño a Galdames y, aunque pobremente armados, les impidieron el paso obligándoles a tomar el camino de Las Muñecas y la vía del Cadagua.

Pero además de estos épicos y trágicos enfrentamientos, el triunfo liberal significó para un cambio radical en el modelo de vida encartado, la pérdida de sus exclusivos derechos de explotaciones forestales, ganaderas y mineras en sus montes comunales, la pérdida de los montes indivisos, la obligatoriedad del servicio militar y el deterioro ambiental de la comarca. Ello supuso la llegada de miles de temporeros, el agotamiento de la vena y el comienzo del declive de esta gran comarca.

Anuncios