Valle

El País

29/04/2017

Un museo con goteras y una ruta de ruinosos paneles divulga la vida y obra del célebre escritor en su Galicia natal

“Tal y como está hoy el país, Ramón María del Valle-Inclán no pararía de escribir esperpentos”. Javier del Valle-Inclán Alsina, nieto del célebre escritor, pronuncia estas palabras ante el pazo de Rúa Nova, en Vilanova de Arousa (Pontevedra), escenario junto a la parroquia de András que la circunda de una de las obras maestras de su abuelo, Romance de Lobos. A su lado muestra uno de los decadentes carteles que supuestamente sirven para seguir la ruta valleinclaniana que patrocinan el Ayuntamiento y la Xunta por el municipio que vio nacer al insigne literato. El sol ha devorado el texto impreso y los vecinos aprovechan la abatida existencia del panel para otros menesteres: “Se vende abono de caballo o conejo y fermentado”, se puede leer sobre lo que un día fue una explicación de la vida y obra de Valle-Inclán. Justo debajo del anuncio, alguien ha estampado una esquela.

El lamentable estado del cartel del pazo de Rúa Nova, lugar de origen del apellido Valle-Inclán que el escritor adoptó para firmar sus obras, no es una excepción. Es imposible descifrar el texto que glosa la importancia literaria de la iglesia de San Cibrán de Cálago y sobre otros dos emborronados paneles se anuncia un concierto de la banda de música de Vilagarcía por el Día del Padre y una excursión al Algarve portugués “por solo 290 euros”.

“Es una vergüenza”, denuncia Javier del Valle-Inclán sobre la arruinada e inconexa señalización, desperdigada por las calles y carreteras de Vilanova, e imposible de seguir para cualquier interesado en el legado del autor de obras como El ruedo ibérico o Luces de Bohemia, sea nativo o visitante. “El turista llega aquí y ¿a dónde va luego?”, se pregunta el nieto de Valle Inclán. “Al fermentado”, dispara con retranca el historiador Teodomiro Cardalda, vecino de la comarca que junto a Javier del Valle-Inclán ha investigado los pasos perdidos de Valle-Inclán en Galicia. Ambos han descubierto incluso una casa en la que residió el escritor en Vilaxoán (Vilagarcía de Arousa) y de la que nada se sabía hasta ahora.

Valle y Cardalda encontraron al nieto del hombre que le alquiló al escritor la casa, ubicada frente al Pazo de Sobrán y la iglesia de San Martiño de Sobrán, otros dos puntos importantes en la vida de Valle-Inclán que, sin embargo, no forman parte de la ruta patrocinada por la Administración. ¿Por qué? “Porque pertenecen al municipio de Vilagarcía y la ruta solo va por Vilanova”, explica el nieto del escritor lo que en su opinión es un gran sinsentido “localista”. Vilanova, subraya, fue solo el lugar de su infancia, pero son localidades como Vilagarcía o Cambados las que más vinculación tuvieron con la vida de su abuelo. Valle atribuye la situación a que Vilanova es el único Ayuntamiento de la comarca de O Salnés gobernado por el PP, un partido que, a su juicio, ha convertido a Valle-Inclán en “su intelectual orgánico” pero al que solo dedican “propaganda”. “Si Valle-Inclán escribiera hoy, le aplicarían la ley mordaza”, afirma su nieto.

Valle-Inclán tiene en Galicia dos casas-museo: la de Vilanova de Arousa, donde se dice que nació (la inscripción bautismal, sin embargo, sitúa el parto de su madre en una vivienda cercana) y la de A Pobra. Esta última está ubicada en la Torre de Bermúdez, un edificio renacentista amenazado por las goteras y el riesgo de desplome de la cubierta. La Xunta esgrime que las filtraciones no afectan a las dependencias que albergan los valiosos fondos del recinto sino al auditorio y señala que el Ayuntamiento de A Pobra “está elaborando un proyecto para solucionar el problema”.

Ni siquiera la celebración en 2016 del 150º aniversario del nacimiento del escritor ha servido para que la Administración repare estos daños. La Xunta organizó el año pasado para su conmemoración un programa de actividades que incluía unas mejoras en la señalización de la ruta valleinclaniana que, sin embargo, no llegaron. La Consellería de Cultura alega que “está trabajando en estos momentos” con los gobiernos locales de Vilanova y A Pobra “en el desarrollo de una nueva señalética”. “Ya están redactados todos los textos y listos para producir las placas y colocarlas antes del verano, el periodo de mayor afluencia de visitantes y turistas a los dos museos”, aseguran fuentes oficiales de este departamento dirigido por Román Rodríguez.

Lo que sí ha hecho el Gobierno gallego ha sido editar y presentar con toda la pompa, junto a los Ayuntamientos de Vilanova y A Pobra, un libro-guía sobre el itinerario de paneles decadentes y la casa-museo con goteras que albergan el legado del autor del esperpento. Cultura esgrime que financió esta publicación y no la reparación de la ruta valleinclaniana “siguiendo la prioridad marcada por los técnicos de los museos” para “divulgar la figura y la obra de Valle-Inclán”.

Anuncios