MTPuente

Palabras de Doña María Teresa de Borbón Parma en Iratxe.

Ricardo, Aniano, siento una profundísima emoción ante este monolito.
Han pasado 40 años. Somos algo más viejos.
Carlos Hugo ya no está con nosotros.
Pero vosotros seguís jóvenes, porque es joven la Causa por la que habéis muerto.
No venimos en son de guerra.
No venimos en son de venganza.
Venimos en son de vida, la vida por la que habéis muerto.
Vida que da la justicia.
Vida que da la libertad.
Vida que da el amor y el sacrificio. 
No son palabras vanas. Han moldeado la Causa han luchado, por la que han muerto muchos de los nuestros últimamente contra una dictadura tiránica.
Nuestro proyecto, nuestras propuestas respondían a la expectativa del pueblo carlista, de los pueblos de las Españas.
Era esperanzador. Pero era peligroso para los que no quieren que las cosas cambien.
Os han matado. Han dado un golpe terrible al Carlismo.
Pero el Carlismo no ha desaparecido.
Aquí estamos, con nuestras propuestas más actuales que nunca y hacia las que todos se vuelven.
Aquí estamos, con un niño que nos acaba de nacer.
El futuro se abre.
Gracias Aniano, gracias Ricardo.

* *

Palabras de Doña María Teresa de Borbón Parma en Puente la Reina.

Queridos Carlistas,
Es una gran felicidad para mí encontrarme entre vosotros.
Os traigo un cariñoso saludo de mis hermanas Cecilia y María de las Nieves, y de mis sobrinos.
¡Nos ha nacido Carlos Enrique!
Este Montejurra es el Montejurra de la Esperanza.
El nuestro no es un clamor de despecho.
Nuestra actitud no es de singularidad desdeñosa hacia otros: la transición democrática fruto de una larga lucha, junto a otros colectivos, otras fuerzas, fue un momento interesante para las Españas.
El Carlismo tuvo un papel importante entonces, y quiero decir que Miralles tiene razón. Fuimos fieles a los valores de nuestro cuatrilema histórico al proyectarlos en la modernidad.
Alcanzar una democracia de tipo europeo era un gran hito, un gran progreso de cara al régimen anterior.
Pero nosotros queríamos ir a más. Había que seguir luchando por el federalismo. Por una democracia auténtica que arrancara desde las bases territoriales, sindicales, culturales y políticas de la sociedad. Es lo que queríamos. Lo que quería el Carlismo.
Pero se nos apartó.
En vez de lucha, hubo aprovechamiento, disfrute, disfrute alocado por parte de algunos, de bastantes. Hubo Corrupción. Pérdida de moral patriótica, de moral democrática.
Y así, no sólo no se ha avanzado, sino que se han perdido las pautas alcanzadas. Vino la decadencia, la miseria para muchos, y la desesperación, vino la desconfianza.
Es así en la dinámica política, cuando no se avanza, se va hacia atrás. Y sólo se avanza cuando hay metas importantes por las que luchar.
Estas metas hoy las podemos aportar nosotros. De federalismo, no habla el Carlismo con la boca chica. De una democracia auténtica, no habla el Carlismo con la boca chica.
Siempre hemos luchado por estas metas. Siempre hemos creído en ellas. Nuestro papel vuelve a ser significativo.
Nuestra fidelidad al pasado, nuestra fidelidad al futuro …. vuelven a ser significativas.
Nuestro pueblo se está despertando.
Son posible unas Españas distintas, una España distinta.
Es posible una Europa distinta.
Es posible una casa mundo distinta.
Vale la pena luchar por ello.
Vale la pena que el Carlismo luche por ello.

Anuncios