cartelpeque

Batalla_Somorrostro_Montaje_v1

Javier Colina

El convulso siglo XIX rompió Bizkaia en otra guerra civil, la última carlistada sitió la Villa de Bilbao con miles de boinas tradicionalistas. En contra una incipiente Primera República que no acababa de consolidarse. Frente a frente, entre barro y cañonazos, se encuentran voluntarios y soldados con la orden de resistir en la trinchera los distintos intentos de liberar Bilbao.

El primer intento de liberar Bilbao, imposible, confirmó la linea de trincheras carlistas de Somorrostro como inexpugnable. La carga del General Moriones, se volvió en desbandada. Montaño se convierte en una madriguera de trincheras, aún se pueden ver, excavadas en la mismísima piedra caliza que perfila su silueta. Mientras un cañón Krupp era quien marcaba las horas mientras empeora la vida de los sitiados.

El segundo, ya con el mismísimo Presidente de la República al frente, el General Serrano, dio al traste con la idea de resolver el conflicto asaltando trincheras por el barrio de Las Cortes. A todo esto, la plana mayor del ejercito carlista, Ollo y Rada, saltaban por los aires tras la explosión de un obús liberal. En esta coyuntura deciden parlamentar, como el abrazo Vergara, pero los ánimos carlistas tras la victoria responden con una exaltada negativa.

“Victoria o muerte” jadeaban. Los temporales de lluvia que se desataron entre el 11 y 16 de abril de 1874 inundaron el valle de Somorrostro. El popular aguadutxo que se produce de forma habitual, arrastró el puente de pontones que se había construido en Muskiz.

Sólo a la tercera, y en un magistral golpe del general Concha, sorprendió a los carlistas, debilitada su linea defensiva, por el puerto de montaña de las Muñecas, matando al general Andechaga. Pasó por donde nadie creía que pasaría. El Concejo de Galdames defendía sus tremendas crestas por tan solo un ciento de aguerridos voluntarios carlistas…y pasaron resolviendo el conflicto cuesta arriba. El dos de mayo Desfilaban por Bilbao los liberales y los liberados.

Todos perdieron; los carlista su reino, la república dio paso a la monarquía con Alfonso XII, los bizkainos nuestro fuero y los montes su hierro.

Anuncios