Hay personas con muy buena voluntad a las que les resulta casi imposible sustraerse a la rígida categorización conceptual que aprendieron en sus años de formación. No admiten su flexibilización, ni siquiera mínimamente a través de metáforas, ni muchos menos por adecuar la perspectiva a la realidad. Si ésta cambia peor para ella, lo importante es mantener la integridad de los principios. Otra cosa, a su juicio, es incurrir en banalidad y seguramente en intención torticera.

El vocablo idolatría tiene indudablemente un origen religioso. Consiste en adorar a un falso dios, que puede ser un objeto o fenómeno de la naturaleza, una figura material fabricada por manos humanas, o una idea o teoría  elaborada por nuestras mentes. (La prohibición bíblica de construir representaciones de la divinidad se basa en escapar de ese peligro).

En el campo científico se ha alzado un ídolo: la certeza científica como única verdad y el método empírico-experimental como única vía para acceder a ella. Son bastantes los científicos -sobre todo físicos, menos matemáticos- que incurren en ella. Con ello, es cierto, se alejan de los presupuestos estrictos de la ciencia y hacen metafísica. La provisionalidad y la posibilidad de falsación constante de toda supuesta ley científica, impiden hablar de certeza científica. Con la física de los micropartículas, la teoría del caos y la matemática fractal, las correcciones de la epigenética al dogmatismo de la genética evolucionista, los cambios de los Paradigmas interpretativos en ciencia se suceden a una velocidad insospechada en siglos anteriores.

La acusación de relativismo en el campo de las creencias religiosas es frecuente. Como dice Xabier Azkoitia, Responsable de SAE en el Centro San Camilo:“La espiritualidad es lo que consigue proporcionar al hombre su transformación interior” contestó el Maestro. Pero si yo aplico los Métodos tradicionales que nos han proporcionado los Maestros, ¿no es eso espiritualidad?, “No será espiritualidad si no cumple para ti esa función. Una manta ya no es una manta si no te da calor. ¿De modo que la espiritualidad cambia? “Las personas cambian, y también sus necesidades. De modo que lo que en otro tiempo fue espiritualidad ya no lo es. Lo que muchas veces pasa por espiritualidad no es más que la constancia escrita de métodos pasados”.

Aferrarse a viejas creencias que se creen inmutables conduce a lamentables errores. La antigüedad de una Tradición no nos garantiza su fidelidad a los orígenes. Con demasiado frecuencia se han producido errores de copia en la transmisión, oral o escrita. No vaya a ocurrirnos lo del viejo chiste de que en la Edad Media llegó un novicio espabilado a un convento, dotado de un importantes escritorio, donde se hacían abundantes copias para toda la cristiandad. Al poco tiempo, llamó la atención por su diligencia y su excelente caligrafía. Le llamó el padre abad para felicitarlo y le preguntó si estaba contento. Contestó que sí, pero que le llamaba la atención que sólo hacían copias de copias y que si un copista hubiese cometido una errata, ésta se repetiría indefinidamente. El abad reflexionó, le dió la razón, pero que los originales se guardaban en un sótano y que él personalmente bajaría a examinarlos. Así lo hizo al día siguiente, bien temprano. Pasaron las horas, los rezos, la comida y el abad no aparecía. Al anochecer bajaron a ver qué pasaba y se lo encontraron con el hábito desgarrado y con la cabeza ensangrentada de los golpes que se daba contra las paredes, al tiempo que gritaba: ¡dice guardad la caridad, no la castidad…!.

Por eso, ser fieles a la verdad de la fe, exige tanto abandonar tanta hojarasca que se ha mezclado con ella, como aprender volviendo al origen y en diálogo con otras tradiciones religiosas. En ese camino, de desaprender lo que me enseñaron como inmutable y de buscar lo que realmente importa, ando. Encontré tres guías importantes: Thomas Merton, Raimon Panikkar y Tony de Mello. ¿Qué es una religión encerrada en dogmas, mandatos y ritos si no sirve para una vivencia comunitaria de la espiritualidad, reverente con el Misterio y al servicio de los hermanos de las periferias?

Anuncios