Barcelona Barcelones 29 01 2016 Icult Rueda de prensa presentacion del premio Ramon Rull 2016 DG 160129 ex 0361 en la foto Victor Amela premio Ramon Rull en la sede de la Editorial Planeta FOTO PUIG JOAN

El periodista y escritor Víctor Amela (Barcelona, 1960) ha sido el ganador de la XXXVI edición del Premio Ramon Llull de las Letras Catalanas, dotado con 60.000 euros, con una novela romántica. Se trata de un viaje a las tierras de sus antepasados, en el Maestrazgo, con el fin de rescatar la figura de Tomàs Penarrocha, un destacado guerrillero carlista conocido como «el Groc» por sus largos bigotes y cabellos rubios.

El jurado escogió esta obra de entre las 48 presentadas por su ritmo y la construcción de los personajes: «Te los hace vivir, sientes sus sentimientos y sus emociones, y esto en la escritura masculina no es fácil de encontrar», resaltaba un miembro del jurado.

La familia paterna del autor procede de Forcall, el pueblo donde nació «el Groc», sobre el cual escuchaba historias cuando era un niño, puesto que allí era visto a la manera de un Robin Hood. Así Amela explica que: «Oí hablar por vez primera en mi vida del personaje cuando tenía ocho años: veraneaba en Forcall, un pueblo en los Ports de Morella, en el norte de Castellón, colindante con el Bajo Aragón y las tierras del Ebro de Cataluña, y un chico de ahí con el que de alguna manera competíamos por la atención de una niña me soltó para desacreditarme ante ella: “Pero seguro que tú no sabes cómo se escapó el Groc del santuario de la virgen de La Balma perseguido por las tropas isabelinas”. Y ahí nació todo».

Amela insiste en que ha armado una novela romántica «por la época en la que sucede, por los personajes y por un protagonista que es un hombre humilde de pueblo que decide rebelarse contra el poder del momento, encarnado en la burguesía liberal, levantando la bandera carlista», y espera que su figura ahora sea revalorada como una especie de Braveheart autóctono.

Esa obra está basada también en un notable ejercicio de documentación, que ha llevado a Amela a remover los archivos del Ejército liberal en Madrid, actas parroquiales de la zona y las memorias de un yerno del propio «Groc del Forcall».

La historia transcurre entre la primera guerra carlista y la segunda, después de la retira de Ramón Cabrera a Francia en 1840. Entonces «el Groc», un antiguo capitán carlista, regresa a su hogar con la idea de recuperar su vida, a su esposa y a su hija adolescente. Las circunstancias, sin embargo, le empujarán «a volver a alzar la bandera de los valores tradicionales» en defensa de los campesinos más humildes. Así a pesar de sus iniciales intenciones nuestro personaje acabará reorganizando la guerrilla carlista, y enfrentándose durante tres años y medio a las tropas gubernamentales, que dirigía el general Juan de Villalonga y Escalada.

La novela es también un homenaje a una tierra, a un pueblo y a su cultura. El abuelo de Amela, forcallano de origen, emigró  a Barcelona en 1914, después de que los cambios del siglo XIX destrozaran el modo de vida tradicional del Maestrazgo. Tal como explica el mismo Amela: «Soy hijo, mejor dicho nieto, de los hechos que se cuentan en la novela».

La mayor parte de la producción literaria de Amela está escrita en castellano. Y así empezó también esta narración «hasta que en el segundo capítulo ya, cuando empiezan a hablar los personajes, me di cuenta de que solo lo podían hacer en catalán y ahí salté de lengua, a un catalán antiquísimo, el más viejo que había oído en su vida el filólogo Joan Coromines, según decía; en cualquier caso, es el catalán que me resonaba de mis abuelos». De esta manera la fuerza de los modismos locales le llevó a decidirse por un «catalán purísimo que ha estado encerrado durante siglos y es capaz de mantener giros lingüísticos medievales». De hecho el autor ha confesado que pidió asesoramiento a sus familiares a la hora de construir determinadas locuciones.

La novela se publicará el 2 de marzo en catalán, castellano y francés.

Anuncios